HCV Informa

Banco de sangre animal

El Hospital Clínico Veterinario ha firmado un acuerdo con el Banco de Sangre Animal. Gracias a esta colaboración, nuestros pacientes pueden disponer de todas las ventajas de tener un banco de sangre “en casa”.

Animal blood bank.

El HCV dispone de un stock permanente de sangre entera, concentrado de eritocitos, crioprecipitado, plasma fresco congelado, concentrado de plaquetas y criosobrenadante.

Gracias a disponer de la gama más completa de hemoderivados in situ, nuestros especialistas pueden iniciar el tratamiento indicado sin demora, mejorando la supervivencia de los pacientes críticos y el pronóstico de los no tan críticos.

Igual que a sucede en medicina humana, las transfusiones han acontecido una herramienta vital en los cuidados intensivos y la medicina de urgencias. No obstante, para obtener el mejor rendimiento y disminuir al máximo la aparición de efectos secundarios, hay que administrar el hemoderivado indicado de uno en uno en torno a hospitalización muy controlada. En el HCV, internistas y intensivistas deciden cuál es el mejor hemoderivado para cada paciente. A continuación, personal auxiliar con formación específica y gran experiencia aplica el tratamiento y monitoritza la respuesta del paciente.

Nuestro equipo de especialistas se coordina para ofrecer siempre lo mejor para el paciente.

El banco de sangre animal garantiza hemoderivados seguros y de calidad y sigue procedimientos protocolizados según las normas y exigencias del Consejo Europeo de Transfusión Sanguínea (en humanos). Sus miembros son expertos en medicina interna y medicina transfusional y todos sus procedimientos están sometidos a un riguroso control de calidad.

 

Donación del cuerpo de los animales a la ciencia

El HCV colabora en el Programa de Donación de Cuerpos de Animales (PDCA)  de la Facultad de Veterinaria.

La Facultat de Veterinària de la Universitat Autònoma de Barcelona ha puesto en marcha un programa de donación de cuerpos de animales a la ciencia para garantizar una docencia de calidad -de acuerdo con los estándares de formación de la EAEVE- y velar a la vez por un origen ético de los animales que son imprescindibles para esa docencia.

Se trata de una iniciativa pionera en el Estado español pero ya habitual en centros univrsitarios europeos y norteamericanos, donde la donación del cuerpo de un animal a la ciencia se percibe con frecuencia como un último homenaje a la mascota que, de ese modo, colabora en la formación de la siguiente generación de veterinarios.

El PDCA sólo está abierto, por el momento, a los clientes del Hospital Clínic Veterinari. Las donaciones son del todo voluntarias y en ningún caso tienen contrapartida económica. El programa garantiza a los donantes que los cuerpos de sus animales serán tratados con dignidad y respeto en todo momento.

Procedimento de donación

En el momento de la eutanasia o la muerte del animal, el propietario que decide donar el cuerpo de su mascota simplemente ha de firmar un formulario de consentimiento. Inmediatamente, los datos se incorporan al fichero del PDCA mediante una aplicación informática creada a tal efecto  por la Facutlad de Veterinaria. A partir de aquí, los aimales son asignados a las prácticas de la asignatura más adecuada teniendo en cuenta sus características.

Por razones logísticas y de seguridad, sólo se pueden aceptar gatos y perros de hasta 30 kg. De peso y que estén libres de enfermedades transmisibles a las personas.

Más información

El PDCA dispone de una dirección de correo electrónico para dar respuesta a cualquier consulta que se le quiera plantear (programa.dca@uab.cat).

 

Cirugía de mínima invasión

Tanto en pequeños animales como en caballos, el HCV os ofrece todas las ventajas de la laparoscopia, la artroscopia y la endoscopia.

En la cirugía de mínima invasión, los cirujanos utilizan diversas técnicas para operar de forma menos traumática que en la cirugía abierta. En general, este tipo de intervención permite recuperaciones más rápidas, menos incómodas y deja menos cicatrices.

La laparoscopia, la toracoscopia, la artroscopia y la endoscopia son técnicas que permiten realizar intervenciones quirúrgicas con incisiones mínimas o sin ninguna incisión. Hace años que en el HCV se realizan artroscopias y endoscopias. Hoy os hablaremos de la laparoscopia y la toracoscopia, técnicas más “jóvenes” que las anteriores y que en ocasiones pueden presentar ventajas respecto a la cirugía convencional.

Utilizando pequeños tubos, cámaras de vídeo miniaturizadas e instrumentos quirúrgicos especiales, los cirujanos acceden a la cavidad abdominal o torácica del paciente a través de pequeñas incisiones. Estas técnicas de mínima invasión permiten realizar multitud de intervenciones, desde pruebas diagnósticas (biopsias de órganos abdominales, o torácicos) a intervenciones quirúrgicas complejas.

Los estudios tanto en personas como en animales indican que la laparoscopia induce menor trauma en las incisiones, tiene menos complicaciones de las heridas quirúrgicas, provoca menos adherencias y menos dolor durante y después de la intervención. También se ha obervado menor alteración del metabolismo, de la sobrecarga renal y pulmonar, de la motilidad intestinal y de la función inmunitaria.

Todas estas ventajas se reflejan en:

  • Recuperación más rápida. Gracias a las pequeñas incisiones y a la menor alteración del metabolismo y la función inmunitaria, la recuperación se acelera;
  • menor tiempo de hospitalización. En muchos casos la rapidez de la recuperación hace que los animales tengan que estar menos días ingresados en el hospital;
  • menos cicatrices. Muchas de las incisiones son tan pequeñas que incluso es difícil localizarlas una vez han cicatrizado;
  • menos dolor. Dado que se trata de intervenciones menos invasivas, es típico que los pacientes sufran menos dolor e incomodidad;
  • menos anestesia. En los caballos, un gran número de intervenciones laparoscópicas se realizan bajo sedación con el paciente sin anestesiar, lo que elimina los riesgos asociados a la anestesia.

En general, podemos hablar de dos tipos de laparoscopia/toracoscopia: diagnóstica y quirúrgica.

La laparoscopia/toracoscopia diagnóstica permite investigar anomalías detectadas en pruebas de imagen, valorar visualmente los órganos abdominales y tomar muestras para biopsia o cultivo (hígado, riñón, bazo, páncreas, vesícula biliar, intestino, pulmón, pleura, pericardio, etc.). La valoración visual de los órganos abdominales o torácicos puede resultar útil para confirmar diagnósticos o facilitar el estadiaje de algunas enfermedades oncológicas, por ejemplo.

En el ámbito de la laparoscopia/toracoscopia quirúrgica, se pueden realizar intervenciones muy diversas: castraciones de hembras o machos criptórquidos (tanto en pequeños animales como en caballos), extirpación de glándulas adrenales, cirugía del sistema biliar, cirugía digestiva (gastropexia, enterotomía) o torácica (lobectomía, corrección de arco aórtico persistente, pericardiectomía, ligadura de conducto torácico), etc.

Obviamente, no todas las intervenciones pueden hacerse con técnicas de mínima invasión, pero en aquellos casos en los que están indicadas, comportan ventajas claras para los pacientes.

Si tenéis cualquier duda sobre estas técnicas, no dudéis en pedir más información.

 

Nuevo Diplomado en Neurología

Cristian de la Fuente, miembro del Servicio de Neurología y Neurocirurgía de la FHCV, ya es Diplomado por el Colegio Europeo de Neurología Veterinaria.

Cristian-de-la-Fuente-Neurologia-perros-gatosTras unos años de formación en el equipo de la Dra Sònia Añor (Jefa del Servicio de Neurología y Neurocirugía de la FHCV y Diplomada por los Colegios Europeo y Americano de Neurología Veterinaria), el pasado mes de octubre Cristian superó los exámenes del European College of Veterinary Neurology, el organismo europeo que regula la especialización en neurología y neurocirugía veterinaria. Así, el equipo de neurólogos de la FHCV pasa a estar constituido por dos Diplomados y dos residentes que se estan formando para obtener el título de especialistas.

Con Cristian son ya 18 los especialistas diplomados que forman parte de la plantilla d ela FHCV, que sigue situada al nivel de los hospitales más prestigiosos de Europa.

Se da la coincidencia que el pasado mes de mayo Cristian obtuvo también el título de Doctor en Veterinaria con una tesis sobre la importancia del sistema hemostático en la neurología canina.

Desde aquí nuestras felicitaciones por un año lleno de éxitos.

 

Un año de Tomografía Computarizada en el HCV

Desde finales de 2013, el HCV disponea de un escáner helicoidal de 16 cortes que permite hacer tomografías en pequeños animales y caballos.

La tomografía computerizada (TC), conocida como escáner, es una de las técnicas de Diagnóstico por la Imagen (DI) más punteras y sofisticadas. A finales de 2013 la FHCV incorporó a su equipamiento un tomógrafo helicoidal de 16 cortes que unos meses después se completó con una mesa especialmente adaptada a los caballos, lo que lo convierte en uno de los pocos centros europeos capaces de hacer estudios de TC en esa especie.

Con la adquisición de este equipamiento, que se añade a los de radiología, ecografía, gammagrafía y resonancia magnética, el Servicio de DI de la FHCV se ha convertido en el más completo del Estado.

La TC utiliza rayos X para obtener cortes de las regiones a estudiar. El equipo obtiene múltiples imágenes que un ordenador computa para conseguir una imagen en 3D de la zona estudiada. Esto supone una ventaja importante respecto a la radiología tradicional, que genera imágenes en 2D (produciendo superposición de estructuras) y con una resolución menor. Los escáneres proporcionan una mejor diferenciación de los tejidos blandos que la radiología convencional, que puede aumentarse aún más mediante la inyección de un medio de contraste.

La utilidad de esta técnica es muy extensa, desde descartar o confirmar metástasis tumorales, pasando per toda la exploración musculoesquelética, hasta el diagnóstico de problemas neurológicos o de alteraciones vasculares gracias a la angiografía.

Todos los animales que se someten a un escáner deben ser anestesiados para evitar cualquier movimiento mientras se obtienen las imágenes. El servicio de anestesiología del HCV se encarga de garantizar la seguridad de los pacientes durante la prueba.

Toda esta tecnología, no obstante, no tendría ninguna utilidad sin un equipo especialmente formado para interpretar las imágenes obtenidas. El Servicio de Diagnóstico por la Imagen cuenta con una Diplomada por el Colegio Europeo en Diagnóstico pro la Imagen en Veterinaria (máxima titulación en la especialidad) y dos residentes del mismo Colegio que son los encargados de hacer las pruebas e interpretarlas. Todos trabajan en estrecha colaboración con anestesistas, veterinarios internos, técnicos de imagen y auxiliares veterinarios para garantizar un servicio lo más avanzado, seguro y humano posible.

 

Empresas colaboradoras:

Cookies

Aquest web utilitza cookies pròpies per oferir-te una millor experiència i servei. En continuar amb la navegació entenem que s'accepta la nostra política de cookies

Esta web utiliza cookies propias para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

This web uses first-party cookies to provide you with a better experience and service. By continuing to use the site you agree to our cookies policy ACEPTAR